Ojo seco, la enfermedad ocular más común en la sociedad actual

El ojo seco es una enfermedad multifactorial, compleja y crónica, que afecta a la superficie ocular y que produce molestias, y problemas visuales. Además, en algunos casos,  el ojo seco puede ocasionar lesiones en la córnea y la conjuntiva.

Inicialmente, el ojo seco se caracteriza por la escasez o falta de lágrima natural en el ojo. De hecho, en la actualidad es la enfermedad ocular más frecuente, ya que la mayoría de los ojos con irritación crónica se producen por sequedad ocular.

La mayor parte de la población sufre se quedase ocular de forma ocasional, y un porcentaje muy importante en la padece de forma continuada.

Una conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva
La conjuntivitis se produce por la inflamación de la parte externa del globo ocular que también recubre el borde interno de los párpados, denominada conjuntiva

¿Qué hacer para aliviar los síntomas del ojo seco?

Si bien, aunque el ojo seco se trata de una enfermedad crónica, podemos aliviar sus síntomas característicos. Mejoraremos, así, la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Precisamente, sus síntomas más notorios son el enrojecimiento del globo ocular, la sensación de arenilla y una rápida evaporación de la lágrima.
Inicialmente, existen lágrimas artificiales específicas para cada caso.


Dentro de las recomendaciones que sugerimos para aliviar los síntomas de sequedad ocular se encuentran los siguientes:

  • En primer lugar, con una dieta equilibrada. De hecho la lágrima humana, como el resto del cuerpo, necesita un aporte de nutrientes proveniente de una dieta equilibrada, para mantener todas sus cualidades. Además, los hábitos de consumo alimentarios pueden producir una disminución en la calidad de la lágrima o un aumento de su evaporación, provocando así una sensación de ojo seco. Por ello, el seguimiento de una dieta equilibrada mejora de forma considerable los síntomas de sequedad ocular.
  • En segundo lugar, con suplementos alimenticios. Por otra parte, debido a los hábitos de la vida actuales, puede resultar complicado incorporar algunos nutrientes en nuestra dieta, que pueden prevenir o mejorar la sensación de ojo seco, como son los ácidos omega 6 y omega 3, o las vitaminas E y C. Lógicamente, contamos con suplementos alimenticios que tomados de forma regular ayudan a suplir las carencias de la dieta que provocan una disminución de la calidad del lagrimal.
  • Por último, podemos ayudarnos de lágrimas artificiales. En este sentido, las lágrimas son el tratamiento más conocido y el que más rápidamente actúa, aliviando los síntomas de sequedad ocular. De hecho, existen diferentes tipos de lágrimas artificiales, dependiendo el problema que se tenga.

Lágrimas artificiales para diferentes necesidades de ojo seco

Por un lado, para usuarios de lentes de contacto, las lágrimas artificiales limpian y humectan las lentillas sin necesidad de quitarlas. Es decir, pueden usarse con ellas puestas.

Por otro lado, para aliviar la sequedad ocular ocasional, existen lágrimas que refrescan el ojo, proporcionando un alivio rápido.

Lágrimas artificiales contra la sequedad ocular
Las lágrimas artificiales, o humectantes, permiten eliminar de forma rápida y eficaz los síntomas de ojo seco.


Por último, para la sequedad ocular prolongada, o molestias de alergia, existen lágrimas que incorporan agentes naturales presentes en el ojo humano, como el ácido hialurónico, o la eufrasia, que proporcionan un efecto más duradero.

Ejercita tu parpadeo para minimizar los síntomas del ojo seco

Inicialmente, puede parecer algo banal. Sin embargo, el hecho de abrir y cerrar los ojos, es decir, parpadear, es fundamental para mantener una óptima salud visual.
El párpado es una membrana que cubre la parte externa de los ojos. De hecho, su misión no es otra que la de protegerlos.

Con la ayuda de otros colaboradores, como son las pestañas, los párpados tienen unas funciones muy concretas y a la vez fundamentales para tus ojos como son:

  • En primer lugar, mantienen una óptima higiene. Es vital. Con este aparente y sencillo gesto, se mantienen limpios e hidratados de forma continua.
  • En segundo lugar, evitan posibles lesiones. Es un acto reflejo, por ejemplo, cerrar los ojos cuando un objeto se aproxima. Además, cuidan de que las luces brillantes lleguen no puedan molestarnos.
  • Por último, cerrar los ojos también permite relajarnos.

Parpadear bien no es tan sencillo

Todos conocemos el dicho “en un abrir y cerrar de ojos”. De hecho, con esta frase simbolizamos la facilidad para hacer algo, pero puede que no sea tan sencillo este dicho.
Así, el hecho de parpadear, un acto semi involuntario, requiere que el párpado superior sea capaz de ejercitar abrir y cerrar la hendidura palpebral. Y esto lo logra gracias al músculo elevador del párpado superior.
Por su parte, el párpado inferior también tiene un objetivo: realiza un movimiento oblicuo para llevar toda la lágrima al punto lagrimal.
Además, este gesto suele variar. No parpadeamos de la misma forma durante todo el día.

Ojo Seco, la principal causa de alteración ocular de la actualidad
El ojo seco constituye la primera enfermedad ocular en España en la actualidad.

Lógicamente, ni siquiera todas las personas parpadean del mismo el mismo número de veces. De hecho, depende del trabajo que estemos realizando, del nivel de concentración que requiera la tarea, la sequedad ocular, nuestro nivel emocional, si llevamos lentes de contacto, etc.

El número normal de parpadeos por minuto es en una persona sin complicaciones visuales es de unas 14 veces, lo que equivale, a aproximadamente una vez cada cuatro segundos. Por otra parte, el ojo permanece 0,4 segundos cerrados en cada uno de ellos.

No podemos permanecer con el ojo abierto un minuto

Sin duda, un solo minuto sin parpadear puede hacer que sufras una desecación lagrimal en la córnea y comenzar a existir molestias.

Por su parte, según los expertos, la frecuencia de parpadeo oscila entre las 5 y las 15 veces por minuto, aunque esto depende de muchos factores.

Entre ellos, los más importantes, son la producción de lágrimas de cada persona, la humedad ambiental, los agentes irritantes de la atmósfera, la intensidad luminosa, la edad y la atención que se esté prestando a un tema determinado. Así, cuanto más interés suscita este nosotros, menos parpadeo se produce.

¿Sabías que existe un tipo de lenguaje no verbal que consiste en parpadear deprisa y que implica un claro signo de ansiedad?

De hecho, algunas personas empiezan a parpadear los ojos muy rápido en conjunción con el aumento del ritmo cardíaco cuando se ponen nerviosos.

Ejercita tu parpadeo y evitarás el ojo seco

Según el Consejo General de Colegios de Ópticos Optometristas en su Libro Blanco de la Visión, realizar unos sencillos parpadeos, además de mantener bien hidratados tus ojos, te servirán para mantener una bonita mirada.
De hecho, sencillos ejercicios te permitirán fortalecer los músculos y evitarás la caída de tus párpados. Aquí te dejamos una serie de ejercicios para que tu parpadeo sea perfecto.

  • Se abre el telón. En primer lugar, imagina que tus ojos son el telón de un teatro realiza 10 parpadeos completos (cerrar, abrir, y volver a cerrar).
  • En segundo lugar, parpadea fuerte. Así, contrae con fuerza tus párpados, apretando los ojos, los puños y todos los músculos de tu cara. A continuación abre al máximo los ojos, puños y estira la cara abriendo la boca. Repite este ejercicio cinco veces.
  • Seguidamente, realiza una serie de parpadeos rápidos. Lógicamente, nos referimos a parpadeos como aleteo de mariposa. Realiza este tipo de parpadeo rápido durante siete segundos.
  • Acto seguido, cierra los ojos para relajarte.
  • Después, parpadea con cada ojo por separado.
  • Por último, rota los ojos hacia arriba, hacia abajo, hacia la izquierda y hacia la derecha. Realiza cuatro series de 20 repeticiones.

En Comprar Lentillas Online somos especialistas en la venta online de lentes de contacto de reposición. Si utilizas lentillas, visita nuestra tienda online y conseguirás los mejores precios en tus lentes de contacto.

Resumen:
Ojo seco, la enfermedad ocular más común en la sociedad actual
Nombre del artículo:
Ojo seco, la enfermedad ocular más común en la sociedad actual
Descripción
El ojo seco es una enfermedad multifactorial, compleja y crónica, que afecta a la superficie ocular y que produce molestias, y problemas visuales. Además, en algunos casos, el ojo seco puede ocasionar lesiones en la córnea y la conjuntiva.
Autor
Publicado por:
ComprarLentillasOnline
Logotipo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.